martes, 12 de agosto de 2008

Daniel SA a la Miranda de les Bohigues

El domingo salimos de nuevo con Óscar a escalar. De nuevo a la zona de Agulles. Como nos va la marcha, a las dos del mediodía llegamos al parking de Agulles, con lo que la torrada en la aproximación fue grandiosa. Sin embargo, y contra todo pronóstico, en la vía corría aire, y se estaba muy a gusto.


Llegamos al pie de la Miranda sin demasiada información, sólo que había un par de vías cómodas junto a la aresta Brucs. Echamos un vistazo, y optamos por la vía de la derecha.


L1 (III): Entramos por la aresta Brucs, con lo que nos escaqueamos el primer largo. Se pasa bien con bambas. Hay unos cáncamos algo separados para montar la R1


L2(V): Travesía a la derecha para encontrar la línea de parabolts. Después del tercero se pone bastante empinado y me escaqueo por la izquierda, por donde encuentro un buril y al cabo de un rato otro, ya a la altura de la R2, a donde se llega bien haciendo una pequeña travesía horizontal.


L3(IV+): De la R2, todo recto para arriba. Tieso, pero con buen canto y buena roca. Va tumbando cada vez más. A la altura del último seguro hay una gran laja a la derecha, a punto de caer sobre la cara Este. Mejor evitar acercarse, y darse el paso por la izquierda, algo más fino, pero mucho más sólido.


Una vez en la cima no hay que quitarse los gatos todavía. Se continúa hacia el Norte y se destrepan unos metros un poco hacia la derecha de un primer collado. Hay un spit que aprovechamos para asegurar a Óscar. Del collado se sube a la siguiente aguja, y con otro destrepe corto se gana terreno firme, junto al camino de Agulles. Aquí no vimos ningún anclaje, así que utilizamos una encina grande para proteger el destrepe.


Hacemos una buena parada para comer algo. No se ve mucha gente por la zona. Había una cordada en la norte de la Saca Gran, y otra que andaba por la Este de la Miranda y con la que hemos coincidido en el descenso. La verdad es que los treinta grados que marcaba en el párking no animaban a meterse en una cara sur, pero el aire que corría hacía que fuera muy agradable estar subido en la pared. Continuamos el descenso hacia el coll de las Portellas. Descolgamos a Óscar en el paso que hay equipado con cuerda fija, y ya después, recogemos el material. Después de las Portellas el calor vuelve a apretar, así que llegamos raudos al coche y vamos a buscar un sitio donde bañarnos.

2 comentarios:

Oriol dijo...

jejeje.. Felicidades!!
Ciertamente una bonita via para llevar a chavales!
Un abrazo

Por cierto... A poco que puedas me pasas tu correo... me gustaría comentarte algo y no puedo localizarte!
Quo.
quo_aquo@hotmail.com

PGB dijo...

Bona sortideta, malgrat la calor veu estar fresquets :)